Durante mucho tiempo, las dietas se han caracterizado por eliminar lo máximo posible las grasas de nuestros menús. Sin embargo, numerosos estudios recientes confirman que este nutriente puede ser más beneficioso presente que excluido Esto no quiere decir que valga cualquier tipo de grasa. Hay que saber escoger, pues solo algunas de ellas ofrecen más ventajas que inconvenientes. Si quieres saber por qué se deben consumir y cuáles son las mejores, sigue leyendo.

Grasas: un aliado inesperado

Por mucho que lo intentemos, no consumir grasas en nuestro devenir cotidiano es imposible, pues, en mayor o menor medida, estas están presentes en casi todos los alimentos. Por lo tanto, hay que asumir que, de algún modo u otro, van a estar ahí. Pero no nos desanimemos, al contrario, el cuerpo necesita de ácidos grasos para estar en óptimas condiciones. Con lo cual, la solución pasa por entender qué ventajas ofrece este nutriente y qué grasas debemos incluir en la dieta si nuestro objetivo es adelgazar.

a) Ventajas de incluir grasas en la dieta:

Facilitan la absorción de otros nutrientes: varias de las vitaminas que necesitamos en nuestro organismo para que este funcione correctamente se asimilan mucho más rápido y de manera más efectiva cuando en él están también presentes las grasas. Es el caso, por ejemplo, de la vitamina A o la D, así como de los carotenos.

Hacen de la dieta algo asumible: como ya hemos señalado, las grasas están presentes en casi cualquier alimento, tratar de evitarlas a toda costa reduciría muchísimo el abanico de alimentos que podríamos ingerir. En una situación como esa, mantener la dieta a largo plazo se convertiría en una misión casi imposible; además, comer en sociedad se transformaría en toda una odisea. Incluyendo grasas en nuestro día a día evitamos de raíz estos problemas.

Ayudan a mantener una dieta equilibrada: incorporarlas a la dieta nos permite combatir las carencias nutricionales e ingerir los ácidos grasos que necesita nuestro cuerpo; además, el no restringir su consumo, ayuda a controlar los atracones y regular su uso.

Da un plus a las comidas: aunque pueda parecer un asunto baladí, no lo es. Que una dieta nos ofrezca la posibilidad de mantener el sabor y el toque que las grasas otorgan, siempre será una dieta ganadora, pues hará que comer siga siendo un placer y no un castigo.

b) Qué tipo de grasas se deben incluir en la dieta:

–  Pescado azul: buena fuente del beneficioso Omega 3. Estas grasas ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares (debido a que aumentan considerablemente el tiempo de coagulación de la sangre) o a tratar la depresión. Entre los pescados que pertenecen a esta categoría están el atún, el salmón, las sardinas o las anchoas.

Frutos secos: entre ellos destacan las nueces, avaladas por numerosos estudios como alimento clave si lo que buscas es la pérdida de grasa abdominal. Sin embargo, hay que ingerirlas con moderación, pues su contenido en grasas es muy alto. Generalmente basta con cuatro al día.

Aceite de oliva: tras muchos años denostada, ahora se erige como parte esencial de una dieta variada y saludable. Sus ácidos grasos, al ser monoinsaturados, producen cuantiosos beneficios. Eso sí, procura que el aceite que consumas sea virgen extra. Huye de los aceites refinados.

Aguacate: este alimento altamente nutritivo posee más potasio que el plátano común, está repleto de fibra y antioxidantes y, además, posee ácidos grasos beneficiosos para el organismo. Todo un referente cuando se trata de consumir grasas saludables.

Ahora que ya tienes un poco más de información, comer de forma saludable sin eliminar las grasas, está en tus manos. Eso sí, recuerda que el aporte de estas grasas no debe superar el 35 % de las calorías totales consumidas en un día y que, además, debes evitar a toda costa las grasas trans y centrarte en las buenas, es decir, las monoinsaturadas y las polinsaturadas.

Compartir
Nació en Ourense en 1987. A los 17 años se mudó a Estados Unidos donde pasó 4 años trabajando de traductor y estudiando música. A su regreso a España se licenció en Filología Hispánica en la USC. Como cualquier treintañero venido a menos, cada vez está más convencido de los beneficios del ejercicio y de una buena alimentación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here